Blog

Duelo durante el coronavirus

Perder a alguien durante la cuarentena por coronavirus conlleva dolor añadido

No es una pérdida normal

Perder un ser querido siempre es doloroso, pero estos días puede ser aún más difícil debido a las restricciones sanitarias.

Puede que no hayas podido acompañar a esa persona en sus últimos momentos, que el funeral hay sido muy diferente a lo habitual, y todo unido al miedo al contagio y la prohibición de contacto con otras personas en un momento en el que el apoyo físico es tan reconfortante.

¿Cómo vivir el duelo en periodo Covid-19?

Cuida no aumentar las emociones habituales con otras como la rabia, comparación con otros, o culpa exagerada por no haber estado o valorado su enfermedad como tan grave.

Son circunstancias especiales, que escapan a nuestro control. Todos nos hemos visto inmersos en un torbellino de nuevas emociones, normas y prohibiciones. La información ha sido cambiante según avanzaba el asunto y no siempre hemos podido reaccionar a tiempo. Debemos ser justos con nosotros mismos, no culparnos por lo que no estaba en nuestra mano y no desviar el dolor de la pérdida con enfados (hacia las autoridades, familiares, o uno mismo) que no solucionan.

Despedirse

Vive el duelo, debes pasarlo, y no permitas que se convierta en un duelo complicado. Ahora no es posible refugiarnos en los abrazos y llorar sobre la gente querida. Acariciar a quienes han sufrido esa pérdida. No se puede compartir el dolor con familiares y amigos mediante el contacto físico y la cercanía. Pero podemos transmitir mucho mediante palabras de apoyo y cariño, y reconfortarnos en su interés sincero. Apóyate en quien conviva contigo y en las llamadas y muestras de cariño de quienes no pueden estar a tu lado físicamente.

Si no has podido velar ni ver a tu familiar antes de fallecer, crea una despedida íntima y simbólica para poder empezar el duelo. Llora y exprésate sin miedo. Cuando pase la cuarentena, si quieres, reúne a tus familiares y amigos para hacer una despedida colectiva, y déjate abrazar, no temas revivir tu dolor, es liberador y reconfortante sentir ese cariño.

Si necesitas, no dudes en contar con profesionales expertos en emociones. NO ESTÁS SOLO/A.

Comparte esta entrada

Ir arriba